Los laicos en la Iglesia hoy

FAMILIA MISIONERA, misiones, Villarreal-Martino 2014 2

Desde hace años la Iglesia viene reflexionando sobre este tema. El Papa Francisco recientemente ha reconocido que se ha avanzado mucho, pero que queda también mucho por andar. ¿Cuáles son los aspectos principales de este debate?

En primer lugar, recordemos que todo cristiano, de cualquier estado o condición, recibe su mayor dignidad de ser hijo de Dios. Esta dignidad la recibimos en el bautismo, sacramento inicial con el que pasamos a ser parte del cuerpo de la Iglesia, del pueblo santo de Dios, y configurados con Cristo para ser con Él y como Él sacerdotes, profetas y reyes.

Sobre esta dignidad fundamental y fundante se basa la vocación “posterior” de cada uno, ya sea clerical, religiosa o laical. Pero esta vocación no confiere un mayor “status” del que ya recibimos en el bautismo, sino es la expresión del servicio que Dios quiere que brindemos a los demás en su nombre.

El clérigo sigue a Jesucristo viviendo las virtudes cristianas y ejerciendo el ministerio de santificación para los demás. Para Dios y para sí mismo es un bautizado; para los demás, cuando piden un servicio, es un ministro.

El consagrado, secundando el llamado de Dios, dedica toda su persona a Cristo por la vivencia de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Y algunos consagrados, por la vida comunitaria y la dedicación a algún apostolado. 

Laico (la palabra viene del griego, y significa “el que es del pueblo) es aquel que recibe de Dios el carisma (los dones, la gracia) para hacer presente a Dios en el mundo (en los negocios, en la política, en la cultura, en el deporte, en la familia, en la sociedad humana). Es llamado por Dios a ser santo en el mundo, y así a santificar todas las realidades temporales.

Laico no es el que no ha recibido la vocación sacerdotal o consagrada (concepto negativo y reductivo). Es quien ha recibido la vocación de ser santo en el mundo y así santificar el mundo: esta es su especificidad.

El laico hace presente a Dios y habla de Dios en el mundo cotidiano, sin tener miedo, sin vergüenza, sin poner por delante otros compromisos, pero sin “proselitismo barato”.

Coherencia y autenticidad: porque vivo con Dios y Dios vive en mí, lo hago presente en mi vida y mi entorno: familia, amistades, trabajo, ocio… Si experimento a Dios en la oración, en los sacramentos, en la caridad…, si le dejo actuar en mi vida (con mis defectos), Dios se mostrará en mí. Es una cuestion de poner amor en mi vida, a veces heroicamente.

El laico es, a través del bautismo, sacerdote porque ofrece a Dios su vida, su familia, su mundo. Todos deberíamos ofrecer cada mañana nuestro día, nuestros quehaceres.

El laico, como Jesucristo mismo, es profeta porque habla de Dios a los demás, con sencillez: los padres a sus hijos, a los amigos, a los que necesitan una palabra de consejo y de guía.

Y el laico es rey, gobernante, porque organiza su vida según Dios, porque trata de que su vida y la de los suyos discurra según los criterios de Dios: bondad, justicia, fidelidad, perdón, progreso, etc… Gobernamos las cosas, familia, casa, trabajo, pools, etc según lo que Dios quiere de nosotros.

Dentro de la Iglesia estamos todos: los laicos, los religiosos y los clérigos, con todas las posibles combinaciones de situaciones (clérigos con votos religiosos; consagrados laicos, con o sin vida comunitaria, con posición en la jerarquía de la Iglesia o no, de clausura o de vida activa…) y todos somos hijos de Dios y miembros de la Iglesia con la misma dignidad.

La relación entre religiosos, consagrados y laicos es de complementariedad; no hay uno más importante que otro, y cada uno es llamado por Dios a una vocación personal para la cual es preparado a través de los dones que recibe. Como dice San Pablo la Iglesia, es un cuerpo donde todos los miembros se cuidan y se ayudan unos a otros todos.

Todos debemos aportar nuestra santidad a la Iglesia, todos somos invitados por Dios a ser santos y tenemos esa obligación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s